Tras la pandemia provocada por el COVID-19, la cantidad de personas que han comenzado a trabajar desde casa ha incrementado. Muchos profesionales han tomado la decisión de trasladar su negocio a su vivienda.

El teletrabajo es positivo para conciliar el trabajo y la familia, de este modo es más fácil la organización y podrán desarrollar su actividad laboral de manera cómoda y productiva. Sin embargo, cuando no trabajas para una empresa, sino que tienes tu propio negocio y quieres trasladarlo a tu vivienda deberás tener en cuenta una serie de trámites legales y cumplir unos requisitos.

Los tipos de actividades que se pueden desarrollar desde la vivienda habitual se engloban en el sector terciario, dentro de la actividad de oficina con una función de carácter administrativo, técnico, financiero, de información u otros, ya sea sociedad u autónomo.

En este post te indicamos todo lo necesario para poner un despacho profesional dentro de tu vivienda.

Conoce el valor de tu vivienda GRATIS

En solo 3 pasos y en menos de 1 minuto

Uno de los requisitos para tener un despacho profesional en casa es hacerte profesional independiente. Si buscas trabajar como empleado por cuenta ajena o especializarte compaginando tu trabajo, entonces no podrás tener tu despacho profesional en tu vivienda.

Del mismo modo, en función de cual sea tu actividad tendrás que darte de alta en el Epígrafe correspondiente con el fin de emitir facturas y tributar por tu actividad. Esto depende de la ciudad en la que resides, ya que puede variar.

  • Dar de alta el inmueble como sede de tu actividad.

Esto depende de la normativa municipal. Debes demostrar que la propiedad donde vas a ejercer la actividad es de tu propiedad o en caso de ser inquilino disponer de los permisos pertinentes para poder desempeñar tu actividad en la vivienda. De todos modos, la normativa urbanística debe permitir dar de alta el inmueble como base profesional, en las zonas urbanas casi siempre se puede, aunque está bien que lo consultes para no llevarte sorpresas una vez alquilada la oficina.

Otra opción para tener un negocio en tu vivienda es dar de alta una de las habitaciones de tu casa, de esta manera a la hora de hacer el IRPF para declarar los impuestos, tendrás que declarar la parte proporcional, el resultado de dividir la superficie de la habitación entre el total de superficie de tu vivienda, en respecto a los gastos de agua y luz.

¿Cuál tiene que ser la superficie mínima para poder trabajar en la vivienda?

La actividad profesional no podrá ocupar más de un tercio de la superficie total de la vivienda y deberá de tener mínimo 38 metros cuadrados y tener luz y ventilación natural.

Cuando vas a de alta la habitación pertinente se solicitarán un escrito donde deberás indicar cómo es tu negocio, los planos de emplazamiento y acotados de la habitación, además de manifestar que cumples con los requisitos urbanísticos y sectoriales exigidos por la normativa vigente para ejercer la actividad.

Los lectores han llegado a este artículo buscando:

¿Es obligatorio el seguro de vivienda en una casa alquilada?

Valor catastral de una vivienda: cómo saberlo