Derrama en la comunidad de propietarios | Qué es y cómo afrontar el pago

Una derrama, “la derrama” es una palabra muy impopular entre los vecinos de cualquier comunidad. Se trata de una cuota extraordinaria que los vecinos deben asumir, fuera de los gastos ordinarios de limpieza, luz y mantenimiento del edificio.

Es extraordinaria porque se necesita para una acción puntual, no prevista en el presupuesto ordinario, como puede ser el arreglo de una avería en la instalación eléctrica, la reparación de una bajante, la pintura de la fachada, la instalación o la reparación del ascensor, etcétera. Y tiene una connotación negativa por la cantidad de dinero que exige, habitualmente muy superior a la cuota habitual, y no siempre todos los vecinos pueden hacerle frente.

Conoce el valor de tu vivienda GRATIS

En solo 3 pasos y en menos de 1 minuto

Qué es una derrama

Una derrama es una cuota extraordinaria, que deben pagar los vecinos, para que la comunidad de propietarios tenga el dinero suficiente para hacer frente a un gasto puntual. Es una partida presupuestaria pensada para cubrir un gasto fuera de lo común.

La derrama necesita ser aprobada en una junta extraordinaria de la comunidad de vecinos y, habitualmente, basta que la mayoría de los presentes esté de acuerdo. En casi todos los casos se trata de obras necesarias para conservar el inmueble, como la reparación de la fachada por un derrumbe, las obras necesarias para pasar la Inspección Técnica de Edificios (ITE) o la instalación de un ascensor en el hueco de la escalera.

Tasación Oficial de Viviendas

Precio Más Bajo del Mercado en sólo 2 Pasos Con Garantía Hipotecaria

Qué es una comunidad de propietarios

Una comunidad de propietarios es una entidad jurídica formada por todos los propietarios de las viviendas, de las posibles plazas de aparcamiento y, si fuera el caso, también de los locales comerciales que se encuentren en un mismo edificio. También se denomina comunidad de vecinos y su función es decidir sobre los temas que afectan al edificio común de todos los propietarios.

En España las comunidades de propietarios se rigen, en la mayoría de los casos, por la Ley de Propiedad Horizontal, excepto en la comunidad autónoma de Cataluña, donde se rigen por el Código Civil de Cataluña. Además, cada comunidad de vecinos tiene sus propios estatutos internos, que organizan y regulan normas menores para los propietarios y los inquilinos del edificio. Generalmente se utilizan para fijar criterios comunes en los posibles conflictos de intereses que puedan producirse entre los propios vecinos del inmueble.

Gastos en una comunidad de propietarios

Mantener el edificio de una comunidad de vecinos en buen estado no es gratis, requiere una serie de gastos que los propietarios suelen abonar periódicamente, en forma de cuota: son los “gastos de la comunidad”. Pero una derrama, aunque también la asuman los vecinos del inmueble, es distinto. Por este motivo clasificamos los gastos comunes de una comunidad de propietarios entre gastos ordinarios y gastos extraordinarios (derramas).

Gastos ordinarios en una comunidad de propietarios:

  • El pago de los suministros comunitarios, como puedan ser la luz y el agua.
  • Los gastos de mantenimiento de la finca: limpieza, portería, administrador de fincas, etcétera.
  • El pago de los tributos municipales o impuestos.
  • El pago de una póliza de seguro por daños que cubra las partes comunitarias del inmueble.

Gastos extraordinarios, derrama, en una comunidad de propietarios:

  • Derrama para pagar las obras de rehabilitación del edificio.
  • Gastos judiciales que se generan cuando algún vecino no cumple con sus obligaciones y hay que reclamar frente a la justicia.
  • Pago de una indemnización cuando un propietario se ve afectado negativamente por los perjuicios ocasionados por la comunidad de vecinos.

Antes de comprar una vivienda, ¿quién asume la derrama?

Si estamos pensando en comprar una casa, es fundamental saber si el inmueble está pendiente, o no, del pago de una derrama. Según la Ley de Propiedad Horizontal, las derramas que deban abonarse para pagar las obras que ya se hayan realizado sobre el edificio, o esté previsto que se acometan, debe pagarlas el vecino que figure como propietario de la vivienda en el momento que se exija el pago. El nuevo propietario de la casa debe pagar todos los recibos o cuotas de la derrama desde el momento que pase a ser el titular de la vivienda.

Esta obligación es independiente de la fecha en la que se aprobó la derrama en la comunidad de vecinos. Por este motivo, antes de decidirse a comprar una casa, es imperativo conocer si el edificio está afectado por una derrama. Para saberlo bastará con hablar, antes de la compra, con el presidente de la comunidad de vecinos, o contactar con el administrador de fincas que gestione los gastos del inmueble.

Existen muchos otros detalles que deberías tener en cuenta antes de comprarte una casa. Los hemos agrupado en un listado de fácil consulta para ayudarte.