¿Sabes Cuánto Cuesta Rehabilitar una Casa? ✅ Valoracion.es

Salvo que tengamos conocimiento en albañilería, fontanería o electricidad, la mayor parte de nosotros desconocemos cuánto puede costar rehabilitar una casa en España.

En primer lugar porque al hablar de rehabilitar estamos dando por hecho que la casa en cuestión tiene ciertos desperfectos o problemas que hay que solucionar. La mayor parte de las veces dichos problemas el usuario sólo los descubre por sus efectos visibles, pero no por la verdadera causa y motivo del mismo. Con lo que el coste puede ser mas elevado del que creemos. Hoy vamos a tratar de clarificar un poco más cuánto cuesta rehabilitar una casa en España.

Es la pregunta del millón, ¿verdad? Y lo que confiamos es que, precisamente, nos cueste menos de un millón. Es una pregunta que se hacen miles de personas cada año, bien porque descubran una casa que necesita rehabilitación pero que tiene un precio muy económico para comprar. También porque hay gente que hereda dicha casa y se plantea actualizarla para su uso personal o venta. O simplemente porque tienes una vivienda desde hace muchos años y quieres modernizarla y mejorarla. Los motivos pueden ser variados.

La respuesta a esta pregunta dependerá de varios elementos, primero del estado inicial en el que se encuentra, obviamente. Otro elemento es la superficie total. No será igual rehabilitar una vivienda de 50 metros cuadrados que una de 500. Y un tercer elemento a valorar es el tipo de material que queramos utilizar. Una misma rehabilitación puede salir más barata con materiales de peor calidad, pero las posibilidades de que la vida útil de esa reforma sea menor también aumenta.

Conoce el valor de tu vivienda GRATIS

En solo 3 pasos y en menos de 1 minuto

Gastos de una rehabilitación

En primer lugar, hay que tener en cuenta los tipos de gastos que se darán en nuestra rehabilitación de la vivienda.

En función del tipo de reforma que queramos realizar se darán unos tipos de gastos o no, por ejemplo, si la reforma implica derribar elementos antiguos tendremos ese gasto añadido de demolición. Vamos a hacer una división de los tipos de gastos en función de lo caros o baratos que suelan ser.

Recordamos que estos son unos precios orientativos. Los estableceremos en categorías segmentadas por su inversión por metro cuadrado.

  • Gastos entre 100-190 euros por metro cuadrado.
    • Estructura
    • Cimentación
    • Cerramiento
  • Gastos de 50 a 100 euros por metro
    • Albañilería
    • Pavimentos
    • Cubierta
    • Carpintería
    • Instalación de calefacción
  • Gastos de 20 a 40 euros por metro cuadrado
    • Revestimientos
    • Fontanería
    • Sanitarios
    • Electricidad
    • Seguridad
  • Gastos de menos de 20 euros por metro cuadrado
    • Desescombro
    • Demolición
    • Iluminación
    • Ventilación
    • Telecomunicaciones

Con esto ya podemos hacernos una idea aproximada de cuanto puede salir nuestra reforma de la vivienda en función del tipo de reforma que queramos acometer.

También puede servirnos de referencia tener en cuenta que, en España, se considera que el gasto medio por metro cuadrado en la construcción de una vivienda nueva es de unos 1.000 euros por metro cuadrado aproximadamente.

Hablamos sólo de un precio de construcción, sin impuestos, licencias, etc, que fueran añadidas al proyecto.

 

Tasación Oficial de Viviendas

Precio Más Bajo del Mercado en sólo 2 Pasos Con Garantía Hipotecaria

Otros gastos de rehabilitación

Si las obras son integrales o tocan elementos grandes como demoliciones o tejado seguramente hará falta la intervención de algún arquitecto o perito lo que encarecerá los gastos totales. Por norma general habría que presupuestar en torno a un 15% de posibles gastos adicionales al monto total de la obra para no llevarnos sorpresas posteriores.

A estos gastos básicos y esenciales hay que sumarle los gastos del material que son bastante más fáciles de calcular y añadir a nuestra previsión de gastos. Debes tener en cuenta que los materiales no se adquieren con la cantidad justa, siempre es necesario añadir una cantidad extra por posibles roturas o desperfectos.

También conviene que tengamos en cuenta adquirir material sobrante, por ejemplo, en cuestión de azulejos de baño o cocina. Este material se guardará para en el futuro, en caso de producirse una avería podamos después sustituir los azulejos o suelos dañados por los sobrantes del mismo modelo que tengamos guardados y no tener que acometer el cambio de todos los azulejos para que el diseño quede homogéneo.

Dependiendo del tipo de reforma que hagamos se podrá dar algún tipo de gasto adicional. Si la reforma es menor o interior y dependiendo del municipio en el que se encuentre la casa puede que no haga falta solicitar ningún tipo de licencia. Pero normalmente si hará falta solicitar la autorización correspondiente en el ayuntamiento de la localidad. Incluso aunque la obra sea interior siempre hará falta solicitar autorización para poner los elementos de desescombro en la vía pública y pagar la correspondiente tasa.

Otro gasto a tener en cuenta es el posible alquiler de maquinaria para la ejecución de las obras. Esto es importante en especial atendiendo a la meteorología de la zona. Este tipo de maquinaria se suele alquilar por días o fracciones de tiempo, si las obras se tienen que paralizar o ralentizar por climatología adversa el tiempo de utilización puede extenderse sin haberlo tenido en cuenta en nuestro presupuesto.

Tipos de rehabilitación habituales

También conviene tener en cuenta el tipo de rehabilitación que vamos a hacer. Las más habituales son las siguientes:

  • Rehabilitaciones integrales. Son las más habituales en casas antiguas. Consiste básicamente en sólo mantener la fachada o algunos elementos de ella. El interior se reforma completamente y al exterior se rehabilita y se le añaden elementos protectores. Suelen ser las rehabilitaciones más caras.
  • Rehabilitación del interior. Es un tipo de rehabilitación más frecuente en las ciudades y en pisos comunitarios. Se reforma todo el interior pero la fachada se mantiene acorde al resto de las casas del edificio.
  • Rehabilitación de fachadas. Suelen ser una de las reformas más caras que se pueden hacer después de las rehabilitaciones integrales del primer punto. Esto suele ser así porque los materiales deben ser de mayor resistencia y por lo tanto más caros, porque los trabajos son más caros y por el posible alquiler de maquinarias o andamios.
    También estas reformas suelen requerir intervención de arquitectos o peritos, así como las correspondientes licencias de obras que suelen encarecer. En el caso de viviendas comunitarias estas obras se hacen comunitariamente lo que suele encarecer un poco el gasto por vecino.
  • Rehabilitaciones parciales. Estas se centran sólo en un elemento de la vivienda. Por ejemplo, rehabilitar un baño, la cocina, tirar un muro entre viviendas, cambios de ventanas, etc. Obviamente estas son las rehabilitaciones más económicas, pero varían mucho en función de lo que se quiera rehabilitar. Como referencia hay que tener en cuenta que las más costosas siempre serán las que tengan que ver con cocinas y baños.