Boletín de Gas | ▷ ¿Es Obligatorio para una Casa?

Tener nuestra instalación de gas en un óptimo estado y autorizado y legalizado convenientemente es un paso indispensable y necesario. La reciente explosión de una instalación gas en pleno centro de Madrid nos ha hecho recordar la importancia de que este tipo de instalaciones estén perfectas. Y todo comienza con el necesario boletín de gas.

Y el boletín de gas es un elemento indispensable para ello. Hoy voy a contarte todo lo que debes saber sobre el boletín de gas.

El boletín de gas y todo el proceso de puesta en marcha de una nueva instalación de gas es bastante económica en relación a lo que nos están ofreciendo. Ten en cuenta que estos requisitos técnicos y legales nos dan la seguridad de que en nuestra instalación de gas no va a presentarse ningún problema que ponga en riesgo nuestra casa o a las personas que viven en ella.

Conoce el valor de tu vivienda GRATIS

En solo 3 pasos y en menos de 1 minuto

Qué es el boletín de gas

 

El Certificado de Instalación de gas, o como se le suele conocer, el boletín de gas es el documento legal requerido para la puesta en marcha de cualquier nueva instalación de gas. Da igual si esta instalación se destina a agua caliente, calefacción o suministro en cocina.

Este certificado, realizado por técnicos autorizados por las autoridades es el que certifica fehacientemente que la instalación reúne los requisitos técnicos para una total seguridad del inmueble en el que se encuentra y sus ocupantes.

El boletín de gas es necesario antes de poner en marcha cualquier tipo de instalación de gas natural, propano o butano. Es el modelo IRG-3 el que debe ser cumplimentado por el instalador de gas autorizado.

Tasación Oficial de Viviendas

Precio Más Bajo del Mercado en sólo 2 Pasos Con Garantía Hipotecaria

Por qué es necesario el certificado de instalación de gas

Cualquier tipo de instalación de gas debe reunir unas características técnicas y legales concretas. Tanto la puesta en marcha de una nueva instalación de gas como su revisión y mantenimiento deben realizarse por instaladores por técnicos instaladores de gas autorizados convenientemente.

Además, el propietario de la instalación es el responsable de pedir a la Administración Pública la autorización para la puesta en marcha de la instalación de gas. Esta autorización sólo se consigue mediante la conveniente revisión por parte de las autorizadas.

El Real Decreto 919/2006 de 28 de julio así como la Instrucción 1/2007 de la Dirección General de Energía y Minas son las que regulan estas cuestiones legales. 

También el Reglamento de Instalaciones Térmicas de Edificios (RITE) recoge con detalle las necesidades técnicas que debe tener una instalación de gas sea cual sea su uso final. Aunque debes tener en cuenta que este Reglamento es sólo una regulación básica que puede ser ampliada por la propia Comunidad Autónoma.

Cuándo es necesario el boletín de gas

El boletín de gas es necesario siempre que se vaya a poner en marcha una nueva instalación de gas en una vivienda o edificio. En el caso de comunidades de vecinos hará falta un certificado para la instalación común del edificio y posteriormente un boletín individual por cada una de las viviendas.

Será la empresa comercializadora de gas en la zona o la distribuidora de gas natural quien exigirá este documento antes de dar de alta el servicio siempre que se trate de una vivienda de nueva construcción.

También lo exigirá en otras situaciones como:

  • Si ha habido cambios en la instalación de gas
  • Si se realiza un cambio en la tarifa contratada para el servicio.
  • Si hay un cambio de suministradora de gas.
  • Si una vivienda ha estado sin suministro de gas durante más de dos años y se desea reactivarlo.

A quién solicitar el certificado de gas

Para hacer este certificado o boletín de gas tendremos que acudir a una empresa instaladora que esté autorizada por las administraciones públicas. También las propias distribuidoras pueden realizarlo.

Debe ser un instalador autorizado quien revise la instalación y su estado y rellenar el correspondiente modelo IRG-3. Una copia del mismo deberá ser entregada en la administración local y nos lo solicitará también la distribuidora.

Después la instalación superará una inspección que comprueba el estado de la misma. En esa revisión se declarará la instalación como Favorable en el caso de que todo esté correcto. Después de ese momento recibiremos el certificado correspondiente en unos días.

En caso de que la instalación tenga algún problema se declarará como Desfavorable. Si es así, y en función del tipo de problema detectado se nos dará un plazo para subsanarlos. Dependiendo de la gravedad del fallo el suministro puede ser cortado hasta el momento que se arreglen las anomalías.

Datos del boletín de gas

 El boletín debe recoger todos los datos de la instalación:

  • Empresa que lo ha instalado.
  • Datos del instalador autorizado.
  • Dirección donde se ubica la instalación.
  • Declaración de cumplimiento de la normativa RITE para el suministro de gas.
  • Datos técnicos y plano de ubicación de los elementos que la componen.

Por este motivo si realizamos una modificación de la instalación en reformas de la vivienda posteriores deberá volverse a solicitar el correspondiente certificado. De no hacerlo la empresa suministradora puede cortar el suministro de gas y exigirnos el correspondiente certificado.

Inspecciones obligatorias de la instalación de gas

Hay una cierta confusión respecto a las inspecciones obligatorias de caldera e instalación de gas. Si bien es recomendable hacer revisiones concretas de la caldera y algunos otros elementos cada menos tiempo, la inspección obligatoria de la instalación es obligatoria cada 5 años.

Es la empresa suministradora quien nos avisa de esta revisión. En realidad, esta inspección obligatoria del gas es como una renovación del certificado o boletín de gas. Obligatoriamente hay que superarla cada 5 años. Tanto para la instalación personal de la vivienda como para las instalaciones comunitarias.

La empresa debe comunicarnos con antelación que va a realizar dicha supervisión. Por supuesto el propietario tiene un plazo en el que puede requerir a un técnico instalador autorizado de su elección para realizar la supervisión de la instalación.

Aquí está la libertad de cada uno para buscar el que más le convenga. Por lo general los precios que cobran las suministradoras son algo más caros que los de otros instaladores autorizados pero puede variar.

¿Cuáles son las principantes causas de averías y reparaciones?

¿Qué es el boletín de aguas?