En los últimos años, debido a los altos precios de las viviendas se ha visto incrementado la transacción de alquiler con opción a compra. Se ha convertido en una opción para aquellos que desean ser propietarios, pero no cuentan con la liquidez suficiente a corto plazo. Esto permite que lo abonado de alquiler no caiga en saco roto y sirva, en parte, para en el futuro poder comprar esa misma vivienda. En este post te resolvemos todas tus dudas acerca del alquiler con opción a compra.

A la hora de querer adquirir una vivienda y adentrarse en el mundo inmobiliario, la pregunta más recurrente que solemos hacernos es si compramos o alquilamos.

Se trata de una mezcla entre ambas opciones que permite al usuario poder poseer una vivienda en alquiler con opción a compra, lo que hace que no todo se reduzca en comprar o alquilar.

Conoce el valor de tu vivienda GRATIS

En solo 3 pasos y en menos de 1 minuto

¿En que consiste el alquiler con opción a compra?

Este tipo de transacción es un modelo mixto entre un alquiler tradicional y una compraventa. En primer lugar, el inquilino arrienda la vivienda con las características comunes de un contrato de alquiler convencional, sin embargo, fijará con el propietario una fecha en la cual el inquilino deberá decidir si se ejecuta la compra o no. En caso del inquilino tome la decisión de comprar la vivienda, deberá pagar el precio que se haya fijado previamente descontando en su total o una parte, según indique el contrato, de la cantidad que el inquilino haya estado pagando hasta ese momento.

Ventajas e inconvenientes del alquiler con opción a compra

Este tipo de contratos cuenta con unos pros y unos contras tanto como para los inquilinos como para los propietarios. Te indicamos a continuación todos los detalles.

 

Ventajas para el propietario

  • Todos los meses gana dinero con el pago del inquilino por el alquiler.
  • Cuenta con un seguro de impago, por lo que estará cubierto si se da la situación en la que el inquilino deje de hacer frente al pago mensual del alquiler.
  • En una manera de rentabilizar la casa sacándole partido de forma inmediata y sin renunciar a una futura venta, además estarás tranquilo de no tener tu casa vacía por lo que no podrá ser ocupada por okupas.
  • Al igual que alquilando una vivienda con un contrato convencional, con este contrato seguirás teniendo beneficios fiscales por arrendar un inmueble.
  • En caso de que finalmente el inquilino decida no quedarse con la casa, se quedará con lo abonado en la prima.

Inconvenientes para el propietario

  • Si le corre prisa por vender el inmueble, en caso de que el inquilino acabe rechazando la opción de comprar la vivienda, habrá perdido el tiempo.
  • Una vez firme el contrato con el inquilino, el propietario no podrá vender la casa a terceros si recibe ofertas mejores.
  • Si los precios de las viviendas aumentan en el periodo que el inquilino se encuentra de alquiler, no podrá en el momento de la decisión de compra subirle el precio, pues queda firmado en el contrato previamente.
Tasación Oficial de Viviendas

Precio Más Bajo del Mercado en sólo 2 Pasos Con Garantía Hipotecaria

Ventajas para el inquilino

  • El dinero pagado por el alquiler de la vivienda ya sea íntegro o una parte, más la prima, será descontado del precio a pagar una vez la decisión de compra sea afirmativa.
  • En caso de querer comprar la casa tiene asegurado que va a ser suya de manera exclusiva.
  • Aunque se haya dado un plazo para decidir si se adquiere la vivienda o no, en cualquier momento durante el alquiler puede tomar la decisión de adquirirla.

Inconvenientes para el inquilino

  • En caso de no comprar finalmente la vivienda, perderá la prima abonada.
  • En caso de que durante el contrato de alquiler los precios generales de las viviendas disminuyan, no podrá beneficiarse pues el precio a pagar será el que se fijó previamente.
  • Los precios de los alquileres de este tipo de viviendas normalmente son más caros debido a la exclusividad de ejecución de opción a compra.
  • La carga fiscal es mayor en estos alquileres que en los tradicionales porque es un contrato sujeto a una doble imposición, n por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, por el alquiler y por la opción de compra.

Después de leer esta entrada de nuestro blog ya tienes toda la información relacionada con el alquiler con opción a compra y podrás decidir si en tu caso es rentable este tipo de contrato. Si finalmente decides comprarla, y para ello tienes que pedir una hipoteca, recuerda que tienes una serie de derechos, en relación con los gastos hipotecarios o cláusulas abusivas.